aviso

Este blog no está recomendado para menores, así que tú mismo con tu mecanismo.

fin del aviso


15 de mayo de 2014

calabro cabellado

Cae la noche y las calles quedan iertas.
Aquí y allí cruza algún vergonzado y alguna cocada.
A su mutuo encuentro.
Una joven recién florada gimotea mientras vaga orientada.
Un huesado va a la caza de algún valido nutrido que virgar.
Una morocha pampanante fallece ante un honesto que la viste y la honra.
Un talentado cerebrado, danzando fasado, se nuca con un nivel.
En un balcón, otro orejado se ternilla con esto hasta que termina panzurrado en la calle.
Un nudo ubicado se gañita tras una calza teñida potricante.
Una madrada patarrada chapotea memoriada sobre un charco de aspecto agradable.
Un dentado medido y mañado llena de ilusión a su ligue.
Un garbado y una airada se recogen en un rincón apartado.
Él la abrocha y ella le abotona.
Inhibidos, lizan su nudez y tapan sus corazones.
Cuando por fin se unen, tilan canso y aparecen.
Un figurado mejorado embucha sin parar en medio de la calle.
Un bocado afina para una creída templada, que lo mira con evidente interés y gana.
Un gatito atendido tiene el atino de soltar un mallido.
Unos aprensivos preciables se allegan pacito.
El minino trepa a un arbolillo.
Los nortados se melenan y lo ploman.
Agarran al venturado y lo membran.
La dicha es comunal.
Una graciada, leal y agradecida, topa con el aguisado y se vanece.
Un pobro la recoge y la monta en su carrito tartalado.
Marcha a un campado solitario.
Allí, maquilla lumbrado su rostro mayado.
Posa rendido sus labios hidratados, como abrigando un eo.
Encantado, valija sus bolsillos mientras decide si quitarse o embarzarse de ella.
Guazar y menuzar es su afición.
Le dan ganas de dibujar esa carita con un tornillador.
Un asosiego acostumbrado se lo aconseja.
No logra oír las ventajas.
Variando y barrando se va alejando y la deja amparada.
La vaída se pabila, mira concertada y se banda esperada.
Al fin, punta el alba y declina el trajín orbitado.