aviso

Este blog no está recomendado para menores, así que tú mismo con tu mecanismo.

fin del aviso


2 de abril de 2013

el laverinto del minosaurio

Abia una bez un laverinto que vibia un minosaurio. Yabia una bez un principe mas guapo que guapo que queria casarse con una princiesa. Lo que pasa quel rey era mas malo que malo. Poreso que primiero que tenia que matar al minosuairo. Pero la princesa era mas lista que lista y le dio un ilo al principie. El principie se metio que se metio en el laverintio y no se perdio con el ilo. Lo vio al minusaurio que lo vio y se lo queria cargar. Pero el minosaurio era mas grande que grande y se lo comio. Luego siguio el ilo y salio que salio del laverinto. Luego se comio al rey y luego a la princesia y luego ya mas y mas gente cuando queria que queria. Yaora esta porai a sus anchas que nadie le puede ni nadie y se come que se come a todos del hanbre que tiene cada vez mas de lo grande cacho grande ques. Asique mira el bestia que bestia.

la boina

Me encuentro con un paisano achaparrado y bonachón. Su barriga es grandota y su cara anchota, parece un tonelete alegre y satisfecho con la vida. Lleva una boina encasquetada, que se levanta para saludarme. Entonces veo que debajo de la boina le falta la tapa de los sesos y se ve hueco por dentro, ni rastro del cerebro. En estas, tropieza y cae de bruces al suelo. Empieza a salirle por el agujero de la cabeza vino a borbotones. Litros y litros de vino que manan como un río púrpura y encharcan en un momento media calle. El tipo pone cara de horror y espanto. Me mira suplicante, pidiendo ayuda desesperadamente con los ojos. Pero su mueca de terror me deja clavado en el sitio. Bracea y chapotea hasta que pierde las fuerzas y deja de moverse. Me quedo alelado viendo caer las últimas gotas, hasta que cesa el goteo. Después me voy, impactado y aturdido, cuidando de no resbalar en semejante chipichape en un pispás que ha montado.  

quebraza

Entre medio de otras escenas pasa esto:
Me pica la base del dedo índice.
Me rasco por el lado de dentro, el pliegue.
Se me abre una grieta, justo igual, pero de gran profundidad.
Parece una pequeña boca de buzón.
Se separa toda la carne, menos el hueso y la piel del nudillo.
Me desagrada semejante estrago, así, de golpe y por las buenas.
Al menos no sangra, algo es algo.
Doblo y desdoblo el dedo.
Noto como la grieta se pega y despega ligeramente a cada vez.
No me duele, pero me da repelús.
Me llena de fastidio pensar que va a seguir así por toda la vida.
Y sin embargo, no dejo de mirarlo y abrir y cerrarlo.
Anda que...

ci u dad ui fi

A al gui en se le o cu rri ó que e ra bu e na i de a po ner u na me ga an te na pa ra te ner co ne xi ón has ta en el rin cón más re mo to. Si la gen te ya es ta ba mal, a que llo fu e la pun ti lla. La ra di a ci ón les de jó fri tos los se sos y se con vir ti e ron en ler dos e rran tes. Tal e ra su ton tu na, que no du ra ron mu cho. Po co a po co fu e ron ca yen do y la ci u dad se lle nó de cu er pos en des com po si ci ón ti ra dos por cu al qui er la do. E so sí, la ban da an cha i ba que te ca gas.