aviso

Este blog no está recomendado para menores, así que tú mismo con tu mecanismo.

fin del aviso


30 de junio de 2012

hacer el amor con las manos

Jugamos a una cosa?
Vale.
Tú cierra la mano así y yo te meto un dedo. Empiezo con el índice.
Jiji.
Te gusta, eh?
Pero no dejes la mano tan floja, tienes que apretar un poquito.
No tanto, no seas mala.
Así, ves? Cuanto más despacio, más gustito.
Ahora cierra los ojos, nota el calorcito por el roce.
Mi dedo entra y sale y tu mano lo acoge y abraza.
Y ahora le toca al medio.
Hum, está fresquito.
Sí.
Ya no.
Ves qué bien?
Sí, sí.
Y ahora el anular.
Me suda la mano.
Mejor todavía.
Jiji.
Muy bien, puedes hacer como si me quisieras atrapar el dedo.
O como si no quisieras dejarlo entrar.
Oh, sí.
Hummm.
Te está poniendo, eh?
Mucho.
A que nunca te habías imaginado que se podía hacer esto?
Pues no, pero mola.
Vale, ahora con el meñique.
Suelta, diablillo, no te aproveches.
Jijiji.
Y ahora el pulgar.
O-ooh. Qué gordote.
Sip.
Pero cortito, casi no llega al fondo.
Que no, eh? Ahora verás.
Hala, bestia, no empujes tanto.
Jeje. Perdona.
Además, no hace falta.
Es verdad.
Bueno, pues nada, ya está. Ya lo hemos hecho con todos.
Y ahora qué hacemos?
Lo estás deseando, venga, dilo.
Ahora tú la mano y yo el dedito, jijij.
Jeje.
Culebrilla, te gusta enroscarte como un tornillo, eh?
Chi.
Humm.
Suave, suavecito, así, no tengas prisa.
Siente el contacto, el roce, el deslizar, el calorcito.
Tu piel con mi piel.
Tu carne con mi carne.
Tus dedos con mis dedos.
Tu mano con mi mano.
Tu cuerpo con mi cuerpo.
Uf, cómo me pone.
Ya te digo.
Más, quiero más.
Vale, ahora besitos.
Cómo?
Así, mira, cierras el puño y con el pulgar es como si fueran los labios.
Jiji, tontito.
Sí, sí, muac muac muac muac.
Muac muac muac.
Ay, no se vale pellizcar.
Pellizquitos pequeñitos solo.
Bueno.
Pero estos besos no molan tanto, les falta la lengua.
Es verdad. Pero eso es más complicado.
Pon los dedos así y saca el pulgar entre el medio y el anular.
Qué raro.
Parecemos mongolos con las manos, jeje.
Vale, ahora ya sin imaginar nada, solo caricias en las manos.
Humm, qué bien.
Sí.
Y ahora guerra de cosquillas!
Ay, ay, jiji, malo.
Quita, para, ahí no...
Hummm...