"La capacidad de una lengua, es proporcional a la calidad de sus hablantes."

aviso

Este blog no está recomendado para menores, así que tú mismo con tu mecanismo.

fin del aviso



13 de noviembre de 2009

El señor jubilado (0-0-06)

El señor jubilado se levanta cada mañana muy temprano y sale a pasear. Llega al Museo del Prado, entra (gratis, por supuesto) y se acerca hasta la sala donde están expuestas Las Meninas. Y, justo delante, mira al suelo y escupe; Así cada día.

'El Señor jubilado' se ha convertido en el artista más importante del siglo XXI. La gente va al museo para ver y fotografiar su escupitajo.
La crítica y los académicos lo desprecian (por supuesto), pero el público adora su genial obra.

A menudo El Señor Jubilado se queda a firmar autógrafos o a hacerse fotos con sus admiradores, pero nunca ha pensado en sacar ningún beneficio económico de su prestigiosa obra: "Sabía que yo tenía mucho que aportar a este mundo. Lo hago de forma totalmente desinteresada; Por amor al arte, como se suele decir, jeje."

Pero, un día, fue a escupir y no le salió nada. La gente quedó decepcionada y ahí se acabó la historia.

Años más tarde llegó la noticia de su muerte. Entonces (por supuesto) la crítica y los académicos lo encumbraron a lo más alto. Lo alabaron como el más grande artista de todos los tiempos.
Y ahora la baldosa, que conserva restos de su magna obra, es expuesta en los mejores museos de todo el mundo, junto a sus fotos y autógrafos.