aviso

Este blog no está recomendado para menores, así que tú mismo con tu mecanismo.

fin del aviso


29 de mayo de 2012

el costrado

Costrado
va de ido por la vida,
va de herido por la herida.

La vida le roe la piel
a cada segundo.
Así crece, nace,
su armadura,
la su andadura.

Costrado,
parece saurio o cansado,
por lento y escamado.

A cada paso cruje y se resquebraja
su coraza,
que cae y se desmigaja.
Dejando tras de sí
singular rastro estelado.

Cada pedacito es un poema, una balada,
que nadie lee ni alaba.
Mas las hormigas,
que cogen y aprovechan,
pa sus cosas suyas.

Costrado,
camina, quedo, pausado.
Agitado, extasiado,
con dolor constelado,
de alfilerado.
Consternado,
a cada gesto aflorado.

Perseguido,
por la quietud inquietante,
latente, patente, yelante,
como dicen los de allende.
Aspirante involuntario
a estatua viviente.

Acuciado,
por el tormento continuo,
sin freno, constante, perpetuo.
Promesa de desgarro
sangrante.
Poema de descargo
nauseante.

Raro, único, amenazado.

Costrado,
llueve y se escombra
asolado,
cual polvo oxidado.
Hermoso, estrellado,
en copos deshilachado.

Rumboso herrumbroso,
ruinoso, lastrado.
Despojos errantes,
cochambre andante.

Costrado,
vago, gafado, vaga cegado,
se desmorona poquito a poco,
casi sin darte cuenta.
Como un mantecado olvidado,
gastado.

Y qué si sufre y lamenta,
él lo ha querido,
él lo ha elegido,
a mí qué me cuentas.

Pasa, cruza, quita,
venga, termina.
Desaparece de una vez.

Costrado,
estorbo,
acabado.